LEY REGLAMENTARIA DEL ARTICULO 4º. DE LA CONSTITUCIÓN GENERAL DE LA REPUBLICA, DEL ESTADO DE
PUEBLA



Publicada en el Periódico Oficial del Estado el 16 de septiembre de 1932.


LEONIDES ANDREU ALMAZAN, Gobernador Constitucional del Estado Libre y Soberano de Puebla, a los habitantes
del mismo, sabed:



Que por la Secretaría del Honorable Congreso Local, se me ha dirigido la siguiente Ley:



El XXIX Congreso Constitucional del Estado Libre y Soberano de Puebla, decreta la siguiente:



LEY REGLAMENTARIA DEL ARTICULIO 4º. DE LA CONSTITUCIÓN GENERAL DE LA REPUBLICA



Artículo 1º.-  En el Estado de Puebla se necesita de Título para poder ejercer, en cualquiera de sus diversas ramas:



I.                    Las siguientes Profesiones:

Abogado, Notario y Actuario.

Arquitecto.

Cirujano Dentista.

Contador Público Auditor.

Enfermera.

Enfermera y Partera.

Físico Matemático.

Ingeniero Agrónomo.

Ingeniero Civil.

Ingeniero Mecánico Electricista.

Ingeniero Químico.

Licenciado en Administración de Empresas.

Licenciado en Economía.

Licenciado en Filosofía.

Licenciado en Letras.

Licenciado en Historia.

Licenciado en Psicología.

Maestro en Filosofía.

Maestro en Letras.

Maestro en Historia.

Maestro en Psicología.

Médico Cirujano y Partero.

Profesor de Educación Física.

Profesor de Educación Primaria.

Profesor de Jardín de Niños

Profesor de Música.

Profesor Superior de Música.

Químico Farmacobiólogo.

Químico Farmacéutico.

Químico Industrial.

Veterinario.





II.                 Las profesiones que se consideren, por las leyes y disposiciones generales que expidan las autoridades
competentes, como carreras completas, dentro de los planes de estudio de las Escuelas Superiores, Técnicas o
Universitarias, oficiales u oficialmente reconocidas.



Artículo 2º.- La Dirección General de Educación, previo dictamen emitido por la Universidad Autónoma de Puebla y
mediante acuerdo del Gobernador, sólo procederá al registro de los títulos siguientes:

I.                    Los expedidos por el Gobernador del Estado, de acuerdo con el artículo 3º.

II.                 Los expedidos por la Universidad Nacional de México, de acuerdo con las leyes, reglamentos y
disposiciones que rijan sobre la materia.

III.               Los expedidos de acuerdo con las leyes, reglamentos y disposiciones que rijan sobre la materia, por
instituciones oficiales dependientes del Gobierno Federal o reconocidas o autorizadas por la Secretaría de
Educación Pública.

IV.              Los expedidos en los Estados por las Autoridades facultadas para hacerlo, de acuerdo con las leyes,
reglamentos y disposiciones que rijan sobre la materia, a quienes hubieren aprobado los estudios secundarios,
preparatorios y profesionales y el examen profesional correspondiente, en las Universidades o Instituciones de tipo
universitario autónomo, reconocidos por el mismo Estado, o en Instituciones oficiales dependientes de ésta o
particulares reconocidas o autorizadas por él.

V.                 Los expedidos en el extranjero y que la Secretaría de Educación Pública y la Universidad Nacional de
Autónoma de México, reconozcan con la misma validez que los expedidos por la última de acuerdo con las leyes y
reglamentos que rijan en la materia.



Artículo 3º. Los títulos profesionales en el Estado serán expedidos por el Gobernador, previa comprobación por el
aspirante a ejercer una profesión, de que fue examinado y aprobado en todas y cada una de las materias
secundarias, preparatorias y profesionales, así como en el examen profesional que para cada carrera exijan las
leyes y disposiciones generales expedidas por las autoridades competentes, y haber cumplido con los demás
requisitos que las mismas impongan.



Artículo 4º. Las personas que hayan obtenido título fuera del Estado, no podrán ejercer en el mismo, sin que
previamente presenten en la Dirección General de Educación, el título original que acredite su carácter profesional,
justificando plenamente, además de su identidad, autenticidad del título, la existencia del establecimiento o Gobierno
que lo haya expedido, que su expedición fue hecha con estricto apego a las disposiciones legales que rigen en el
ramo de educación pública en el lugar de que se trate, a fin de que sea debidamente registrado en los libros
especiales que el citado departamento llevará para cumplir con lo dispuesto en el artículo 2º.  Sí se tratare de
extranjeros, deberán adquirir previamente la nacionalidad mexicana.

Los títulos deberán presentarse con las copias, documentos y demás datos que la Dirección General de Educación
estime necesarios.



Artículo 5º.  Sólo el Gobernador del Estado, podrá otorgar permisos para ejercer en los Municipios, cualesquiera de
las profesiones o sus ramas a que se refiere el artículo 1º, cuando así lo requieran las necesidades públicas de los
mismos, por falta absoluta de profesionistas titulados y compruebe el aspirante haber sido aprobado en el examen
que previamente sustentará en el lugar que designe el Ejecutivo, ante un jurado compuesto de cinco profesionistas
de la carrera correspondiente y cuyos títulos reúnan todos los requisitos que marca la ley.

En el permiso se indicará con precisión y claridad, la profesión para cuyo ejercicio se expide, el nombre del
interesado y que sólo puede ejercer en el Municipio que se exprese.

        Por excepción, se expedirán permisos para ejercer en el Municipio de Puebla en los casos a que se refiere el
artículo 9º, siendo nulos los que en otra forma se expidieren.

        Los permisos, en ningún caso se expedirán en forma de títulos, sino en simple papel de oficio.

        Los permisos serán canjeados durante el mes de enero que termina en cero o en cifra par, cesando
automáticamente sus efectos cuando no se haga dicho canje, o en el Municipio, para el cual se haya expedido,
adquiera vecindad, prestando sus servicios profesionales, una persona titulada en la profesión de que se trate.

El Gobernador del Estado Podrá retirar, cuando así lo estime conveniente, cualesquiera de los permisos expedidos,
haciendo constar esta circunstancia en cada uno de los permisos que se conceda.



Artículo 6º. Las personas que ejerzan cualesquiera de las profesiones o sus ramas a que se refiere el artículo 1º, en
virtud del permiso que se les expida conforme al artículo anterior, harán constar en todos sus anuncios esta
circunstancia, o sea, que ejercen sin título.  Las mismas, deberán abstenerse de anunciarse como profesionistas, por
cualquier medio de publicidad.



Artículo 7º. Sólo se aceptarán como válidos en el Estado, las certificaciones, peritajes, y en general, cualesquiera
otros actos que deban surtir efectos ante las autoridades judiciales y administrativas, que hubieren sido expedidos
por profesionistas cuyo título haya sido previamente registrado por la Dirección General de Educación en los
términos del artículo 2º, y reúnan todos los requisitos legales, salvo lo dispuesto en la cláusula final del artículo
siguiente:



Artículo 8º. Solamente los médicos cuyo título haya sido registrado por la Dirección General de Educación en los
términos del artículo 2º, podrán:
I           Practicar peritajes médicos, autopsias y embalsamientos de cadáveres.

II         Expedir certificados de defunción.

III        Prescribir drogas enervantes en los términos del Código Sanitario y su

        Reglamento.

  IV        Extender responsivas médicas.

  V          Prestar servicios profesionales en algún ramo sanitario y desempeñar las

                 funciones que expresamente determine el Código Sanitario y sus reglamentos.

VI.                 Prestar igualmente servicios profesionales en los ramos de higiene escolar, medicina legal y
encargarse de la dirección de hospitales, sanatorios e instituciones de beneficencia pública o privada.

En los Municipios foráneos en que hubiere falta absoluta de médicos legalmente titulados, podrán expedir
certificados de defunción las personas que en ellos ejerzan la medicina mediante el permiso a que se refiere el
artículo 5º.



Artículo 9º. Los Químico-farmacéuticos, cuyo título haya sido registrado por la Dirección General de Educación,
podrán ser responsables de las boticas droguerías, farmacias y expendios de productos medicinales, en los términos
de las disposiciones de la presente ley y de sus reglamentos, pidiendo ser responsables hasta por dos
establecimientos

Los médicos cuyo título haya sido registrado por la Dirección General de Educación, podrán ser responsables de las
boticas o droguerías de su propiedad.

El Gobernador del Estado podrá otorgar permisos para ser responsables de boticas, droguerías, farmacias o
expendios de productos medicinales a los prácticos que justifiquen ante el propio Gobierno haber ejercido la
farmacia más de diez años sin  haber incurrido en delito o falta profesional.

La expedición de estos permisos se hará previo pago de la cuota estipulada para el registro de los títulos
profesionales.

La calificación del requisito anterior, queda al prudente arbitrio del Gobernador del Estado, debiendo el solicitante
rendir los medios de prueba que estime conducentes el C. Gobernador, por conducto de la Dirección de Educación,
pudiendo cuando se estime necesario, acordar que el peticionario sea examinado por un jurado compuesto por tres
peritos en la materia que serán designados por el Ejecutivo, quien fijará también las pruebas correspondientes.

Los permisos que el Ejecutivo expida de acuerdo con las facultades que este Decreto la concede tendrán el carácter
de definitivos.



Artículo 10. El Gobernador del Estado previo dictamen emitido por la Universidad Autónoma de Puebla, aprobado por
la Dirección General de Educación, negará o nulificará los registros de aquellos títulos que hubieren sido expedidos
en contravención a los dispuesto por la Ley.



Artículo 11. Durante el mes de enero de cada año, la Dirección General de Educación publicará en el Periódico
Oficial del Estado, los nombres de las personas cuyo título haya sido debidamente registrado en los libros
respectivos, con los demás datos que estime pertinentes, así como los nombres de las personas a quienes se les
haya expedido el permiso a que se refiere el artículo 5º, expresando el lugar en que únicamente pueda ejercer la
profesión de que se trate.



Artículo 12. Todas las personas legalmente tituladas o con permiso para ejercer, que a la fecha presten sus servicios
en el Estado en cualesquiera de las profesiones o sus ramas a que se refiere el artículo 1º, están obligadas a
participarlo dentro del término de treinta días a la Dirección General de Educación y a la Presidencia Municipal de su
residencia , dando aviso del lugar en donde tengan establecidas sus oficinas, despachos, consultorios o laboratorios
y de los cambios de ubicación de los mismos.



Igual obligación se impone a los profesionistas que en el futuro se radiquen en cualquier lugar del Estado para el
ejercicio de su profesión.  Al participarlo a la Dirección General de Educación, se acompaña el título o permiso con el
que se acredite el ejercicio profesional y demás datos que estime necesario el citado departamento para el registro a
que se refiere el artículo 2°.



Artículo 13.- Los Presidentes Municipales, tan pronto tengan noticias de que en territorio de su jurisdicción, se ha
establecido una persona  para ejercer cualquiera de las profesiones o sus ramas a que se refiere el artículo 1°, o
cuando reciban el aviso a que alude el artículo anterior, lo comunicarán a la Dirección General de Educación con los
demás datos a que se refiere el propio artículo, para su conocimiento.



Artículo 14.- Los Presidentes Municipales castigarán administrativamente con multa de VEINTICINCO PESOS A
QUINIENTOS PESOS , que podrá duplicarse en caso de reincidencia:

I.                   El ejercicio sin título o sin permiso de las profesiones o sus ramas a que se refiere el artículo

II.                La expedición de títulos a que se refiere el artículo 1°, no obstante la prohibición contenida en el artículo
3°, que hagan personas, corporaciones, sociedades o escuelas.

III.             La omisión del registro o del aviso a que; respectivamente se refieren los

        artículos 2° y 12.

                    La imposición de multas se comunicará a la Recaudación de Rentas correspondiente, para que ésta las
haga efectivas conforme a la Ley.



Artículo 15.- Los Presidentes Municipales impondrán las multas a que se refiere el artículo anterior, sin perjuicio de
hacer la consignación a la autoridad penal correspondiente de las personas que sin poseer título legal o permiso
ejerzan cualesquiera de las profesiones o sus ramas  a que se refiere el artículo 1°.



Artículo 16.- Cuando para el desempeño de algún cargo o empleo del Estado; sea requisito legal ser profesionista
legalmente titulado, no se hará al interesado el pago de sus sueldos, mientras no justifique ante la oficina pagadora
que su título profesional está registrado.



Artículo 17.- Los profesionistas con título previamente expedido y registrado, podrán constituir una o varias
asociaciones por cada rama profesional, las que  llevarán la denominación de “Asociación o Colegio de...    “,
seguida del nombre de la rama profesional correspondiente, antecediendo o siguiendo a dicha denominación alguna
otra expresión libremente escogida por los asociados, para distinguir su Asociación o Colegio de cualquier otro, en la
misma rama profesional.



Artículo 18.- Las Asociaciones o Colegios de Profesionistas tendrán los siguientes propósitos específicos:

        a). La vigilancia del ejercicio profesional, con el objeto de que éste realice dentro del más alto plano legal y
moral.

b). Promover la expedición de leyes y reglamentos, relativos al ejercicio profesional.

c). Promover lo conducente a la moralización de la administración pública.

d). Denunciar ante quien corresponda las violaciones a la presente Ley.

e). Proponer ante – proyectos de aranceles profesionales.

f). Servir de arbitro en los conflictos entre profesionistas o entre éstos u sus clientes, cuando los mismos acuerden
someterse a dicho arbitraje.

g). Fomentar la cultura y las relaciones con Colegios similares del país o extranjeros.

h). Prestar la más amplia colaboración al Poder Público con cuerpos consultores.

i). Colaborar en la elaboración de los planes de estudios profesionales.

j). Hacerse representar en los Congresos relativos al ejercicio profesional.

k). Velar porque los puestos públicos en que se requieran conocimientos propios de determinada profesión estén
desempeñados por los técnicos respectivos con título legalmente expedido y debidamente registrado.



Artículo 19.- Las Asociaciones o Colegios de Profesionistas deberán constituirse por lo menos con 30 socios. Para
estimar dicho número, no se tomará en cuentos a los profesionistas que figuren como socios activos en esta
Asociación o Colegio ya registrado.

                    Cuando se trate de una profesión nueva o si no hubiere el número de profesionistas requerido, el
Gobernador del Estado por conducto de la Dirección General de Educación Pública, y oyendo previamente a la
Universidad Autónoma de Puebla, podrá autorizar discrecionalmente la constitución de la Asociación o Colegio, con
un número de socios menor que el señalado en el párrafo anterior.



Artículo 20.- En todo lo que no se oponga a las disposiciones que anteceden, las Asociaciones o Colegios de
Profesionistas se regirán por la Ley de Asociaciones Civiles.



Artículo 21.- Además de las causas de extinción previstas por la Ley de Asociaciones Civiles, las Asociaciones
Civiles, las Asociaciones o Colegios de Profesionistas se extinguen por dejar de tener el número de socios a que se
refiere el artículo 19, a menos de que el Ejecutivo del Estado, en términos del segundo párrafo del citado artículo, les
otorgue su autorización para continuar funcionando.



Artículo 22.- Las Asociaciones o Colegios de Profesionistas legalmente constituidos e inscritos en el Registro Público
de la Propiedad, deberán además registrarse en la Dirección General de Educación Pública del Estado, requisito
este último sin el cual no tendrán entidad jurídica como tales Colegios o Asociaciones de Profesionistas.



T R A N S I T O R I O S


I.                   Se deroga la Ley Reglamentaria del artículo 4.- de la Constitución Federal del 16 de abril de 1919.

II.                Se releva de la obligación a que se refiere la cláusula primera del artículo 12 a las personas cuyo título
esté ya registrado en la Dirección General de Educación.

III.             Se concede un término de noventa días para que los dueños responsables de las boticas, droguerias,
farmacias, y expendios de productos medicinales cumplan con las obligaciones que les impone el artículo  9°.

IV.              Esta Ley surtirá sus efectos desde la fecha de su publicación.